Pedir perdón en nombre del Estado

Publicado originalmente el 21/03/13 

Pedir perdón en nombre del Estado y el sistema es lo que ha hecho la primera ministra de Australia, Julia Gillard. Perdón por lo que ha calificado de “errores vergonzantes del pasado”.

Esa vergüenza fue forzar a miles de madres para que dieran en adopción a sus hijos recién nacidos entre la década de los 50 y la de los 70. La mayoría eran jóvenes, muchas, adolescentes, y sus hijos iban a matrimonios sin hijos.

Una comisión del Senado abrió una investigación en 2010 y recogió testimonios de mujeres que contaron la presión de la época sobre las madres solteras y cómo muchas dieron su consentimiento bajo efectos de drogas o atadas a la cama, o como a algunas les falsificaron la firma.

La comisión concluyó que arrancaron a unos 250.000 recién nacidos en contra de la voluntad de sus madres. En esas prácticas concurrieron el gobierno, los hospitales, la iglesia y las organizaciones de caridad.

Una de las recomendaciones parlamentarias fue pedir perdón. Y eso es lo que ha hecho la primera ministra. “Este parlamento, en nombre de los australianos, asume la responsabilidad y pide perdón por las políticas y prácticas que forzaron la separación de madres de sus hijos lo que creó una herencia de dolor y sufrimiento de por vida”. Lo ha dicho en el auditorio del parlamento federal ante centenares de víctimas.

Los hospitales dependientes de la Iglesia Católica de Australia pidieron perdón hace dos años. La Iglesia católica es responsable de aproximadamente un 10% de la asistencia hospitalaria en Australia.

El Gobierno australiano además de pedir perdón destinará cinco millones de dólares australianos, unos 4 millones de euros, para apoyo a las víctimas.

Reino Unido, otro ejemplo de responsabilidad

Pedir perdón por el pasado es algo que hemos visto hacer en varios países en los últimos años. Por citar los casos más recientes, en Australia el anterior primer ministro, Kevin Rudd, pidió perdón hace cinco años por las políticas de discriminación y maltratoa la población aborigen. Y en noviembre de 2009 pidió perdón por el maltrato a niños que estaban bajo tutela del Estado en el pasado.

Muchos de esos niños, unos 130.000, eran británicos de familias pobres que las instituciones británicas mandaron a las colonias como mano de obra blanca y barata. El primer ministro británico, Gordon Brown, pidió perdón por el pasado en febrero de 2010. Su sucesor, David Cameron, pidió perdón en junio de 2010 por el Domingo Sangriento en Derry/Londonderry, 38 años antes.

En septiembre del año pasado Cameron pidió perdón por la tragedia del estadio Hillsborough 23 años antes. El mes pasado el primer ministro de Irlanda, Enda Kenny, pidió perdón por las condiciones en que trabajaron miles de mujeres pobres en las lavanderías de “La Magdalena” durante décadas.

Advertisements

About Anna Bosch Blog

Journalist, watcher, listener... Barcelona, Madrid, Lyon, москва, Washington, London...
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s