Benzema no canta la Marsellesa. Lecturas y debate sobre el himno.

Benzema no canta la Marsellesa. Karim Mostafá Benzema, francés, nacido en Lyon, de padres argelinos, no canta el himno de Francia antes del partido de la selección y  es polémica.

Símbolos, deporte y sensibilidades nacionales. Este mediodía en la radio francesa Europe1 debatían sobre el caso (a partir del 28:25). Si la actitud del jugador es una ofensa, si está dentro de su derecho a la libertad de expresión, qué representa la Marsellesa, cómo debería enseñarse el himno en las escuelas para que todos lo amaran y sintieran como propio. “Si le hubiesen explicado que lo cantaban los republicanos españoles en el 36 o que en el 41 a algunos los fusilaron por cantarlo, tal vez lo apreciaría más”,”Es más que el himno de Francia, es un himno de libertad”.  Un himno y un espíritu que trascienden Francia y que el cine inmortaizó con una escena ya legendaria:

Pero no cuesta imaginar que probablemente el himno francés es menos símbolo de libertad para quienes han sido colonia francesa. Karim Benzema ha nacido en Francia, pero su familia es de Argelia y él ha dicho en repetidas ocasiones que argelina es su sangre y Argelia es lo que él siente como su país.

“El sentimiento nacional es algo íntimo de las personas, que no compete al Estado, no le toca al Estado castigar la ofensa a los símbolos nacionales” ha sido uno de los argumentos de quien defendía el derecho de Benzema a no cantar el himno y a que no se legisle contra el ultraje a los símbolos nacionales. Ha recordado también que en los Estados Unidos la ley no castiga la quema de la bandera, el otro gran símbolo nacional.

En los EEUU viví cómo bajo los efectos patrióticos de los atentados del 11-S hubo intentos -apoyados entre otros por Hillary Clinton,  entonces senadora por Nueva York- de introducir esa enmienda. Pero no triunfaron, prevaleció la primera enmienda a la Constitución,  la que garantiza la libertad de expresión.

Han debatido también la conveniencia de cambiarle la letra a la Marsellesa para que sea menos violenta, más políticamente correcta y acorde con los tiempos. Una iniciativa que yo recuerdo defendía Danielle Mitterand (la esposa del presidente) en los años 90.

Y, de nuevo, han debatido si la actitud de Benzema refleja un fracaso en el modelo de integración francés. Ah, el modelo de integración francés.

Recuerdo el Mundial de Francia en 1998.  Jean-Marie le Pen, el líder ultraderechista del Front National, hizo antes de empezar el campeonato una dura crítica a la selección francesa, les Bleus, porque decía que esa selección llena de magrebíes y negros que no se sabían La Marsellesa no podía considerarse la selección nacional. Gran escándalo. Gran polémica. Gran debate, en unos momentos en que en Francia ya se hablaba de la fractura social, de la malaise, del fracaso de modelo de integración.

Empezó el Mundial y Francia, con esa selección tan poco francesa para el gusto de Le Pen, lo ganó. No sólo lo ganó, sino que dio a las televisiones y al mundo una imagen entrañable de hermandad en ese momento, la de todos los jugadores abrazados en el momento del himno, lo cantaran o no, previo al partido.

france-102

Esa imagen fraternal y multicolor y el trofeo, ¡en casa!, se convirtieron en un símbolo de Francia. Ya nadie los cuestionaba como representantes. Francia no estaba tan mal, esos jugadores de distintos orígenes abrazados por una casua común eran la verdadera Francia. Ese era el tono de las lecturas que se hicieron de aquella victoria y aquella imagen.
Al poco volvió a haber disturbios graves en Francia que pusieron en evidencia la fractura social, en 2002 Jean-Marie LePen conmocionó al país al pasar a la segunda vuelta de las presidenciales, y quince años después de aquel Mundial, ahí sigue Francia debatiendo símbolos, deporte y su modelo de integración. Una lección a sacar es que no hay que precipitarse ni extralimitarse a la hora de buscar símbolos y lecturas interesadas en el deporte. Pero no sé si aprenderemos la lección porque eso tan socorrido y manido de que “el fútbol es así”, también es aplicable a comentaristas y políticos. Son/somos así.

Advertisements

About Anna Bosch Blog

Journalist, watcher, listener... Barcelona, Madrid, Lyon, москва, Washington, London...
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s