Dead Horse Point

Empiezo este nuevo blog con un texto que publiqué en junio de 2009 en un blog anterior, cuando era corresponsal de TVE en Washington. He pensado que era lo más indicado para iniciar esta nueva singladura, y porque descubrir ese lugar, el Dead Horse Point, en el verano de 2005 ha sido uno de los grandes placeres de estos últimos años. Un lugar al que volví en 2008 y al que, si puedo, quiero volver.

Dead Horse Point

Casi todos tenemos un lugar en el mundo adonde escapar o refugiarnos cuando el alma nos pesa en exceso, nos asfixia. Whatever el alma means. Un lugar con el poder de vaciarnos de nuestros demonios, nuestras tensiones, nuestras rabias y tristezas, nuestras pequeñas grandes ofuscaciones cotidianas…

Para mí ese lugar ha sido y será siempre el mar. Un acantilado, una roca, una playa no muy concurrida frente al mar. El mar tiene ese poder terapéutico en mí y durante más de cuarenta años he vivido convencida de que no había sucedáneo posible para mi alma. Whatever mi alma means. Hasta que llegué al Dead Horse Point.

Es una peña, un acantilado muy lejos del mar. En el sur de Utah. Sí, ese estado que a la mayoría probablemente sólo les suene a mormones y Salt Lake City.
Un peñasco en la amplia zona de cañones del Río Colorado, río arriba del famoso e irreproducible Gran Cañón.
Llegué al Dead Horse Point, como a tantas cosas en esta vida, por una serie de azares; sin haberlo planeado, ni imaginado. Y en cuanto llegué y vi el espectáculo que se ofrecía ante mí sentí una emoción especial, noté cómo mi cuerpo se iba vaciando por dentro, perdiendo lastre, la piel se me erizaba y las lágrimas empezaban a brotar. Todo lo que alcanzaba mi vista era una sucesión de meandros y formaciones rocosas, áridas, con -parafraseando a Raimon (pronúnciese ¡por favor! RaimÓn)- todos los colores del marrón. Del amarillo-naranja al violeta-negro.
No he estado en Marte, ni en la Luna, pero por lo que cuentan y las imágenes que nos llegan lo que se ve desde el Dead Horse Point tiene algo de ambos. Ningún rastro humano al alcance de la vista. Ninguna construcción. Y el silencio, roto de vez en cuando por algún pájaro. Fui en temporada alta, agosto, y a pesar de ello pude estar varios minutos sola. Cuando se acercaban otros turistas bajaban la voz o callaban, tal era el respeto que el paisaje les infundía. Como cuando uno entra en una iglesia o un cementerio.
De repente, ante ese paisaje casi inerte, modelado por la erosión de 150 millones de años, todo lo humano aparece diáfanamente diminuto, irrelevante, anecdótico. Y las aflicciones propias aparecen más ridículas e insignificantes que nunca.
Podría pasar horas y horas contemplando ese espectáculo hermoso, sobrecogedor y catártico.

Ese día por la noche me enteré de que fue en ese lugar donde rodaron la última (¡!) escena de “Thelma & Louise”.

P.D. El lugar, además, tiene su leyenda. Se llama el punto del caballo muerto porque se usaba como corral natural para caballos salvajes. Y cuenta la leyenda que un día se dejaron la puerta del corral cerrada, los caballos no pudieron salir y murieron deshidratados ahí, viendo las aguas del Colorado.

P.D.2- No hay foto, ni video que pueda recoger la dimensión del lugar y la impresión que causa. A pesar de ello:Dead Horse Point Park.

Advertisements

About Anna Bosch Blog

Journalist, watcher, listener... Barcelona, Madrid, Lyon, москва, Washington, London...
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Dead Horse Point

  1. I see the Madrid call-back has really affected you Anna.

    For those of us (and I include myself) who have taken the “exciting life” choice when we were younger are now inevitably paying “a” price as we become worn and torn from so much suitcase hauling, and left wondering ¿Who am I? ¿What am I? ¿Was it, is it, worth it?!!

    Well I believe, unlike the horses that perished giving rise to the name of the beautiful location, that “we” the battle worn from airports know how to jump the corral gate and not let ourselves be caught on a precipice. Our hearts and souls are too tough for that!!

    So really what I’m saying is that the “moraleja” is …http://www.youtube.com/watch?v=SrfeT8_aWJU

    Smile 🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s